hombre Verde Pyke para Gorro Jack punto de gRXaw

hombre Verde Pyke para Gorro Jack punto de gRXaw

Que levante la mano quien no haya pintado, dibujado, coloreado o embadurnado de pintura algún objeto de su casa cuando era pequeño. Nadie, ¿verdad? El impulso creativo es algo que, en la infancia, todos llevamos dentro en mayor o menor medida, pero cuando nos hacemos mayores, la rutina y las obligaciones desplazan este tipo de actividades en teoría menos productivas. Pero si tú eres de los que sigue invirtiendo su tiempo libre en pintar, tienes que saber que pasar el rato en compañía de los pinceles y la pintura tiene grandes beneficios para tu salud. Y si hace tiempo que dejaste las manualidades atrás… ¡estás a tiempo de rectificar! Te damos cinco razones.

1. Mejora tu capacidad de comunicación

A través de la pintura se pueden expresar cantidad de emociones y sentimientos que, a menudo, no resultan tan sencillos de comunicar verbalmente. Dicho de otra forma, pintar te da la oportunidad de sacar todo lo que llevas dentro y de mostrar cómo ves el mundo en realidad. De hecho, las actividades artísticas son muy útiles para personas con déficit comunicativo precisamente por esta razón.

2. Un gimnasio para tu cerebro

Así como cuando ejercitas tu cuerpo, tus músculos se ponen en forma, lo mismo sucede cuando pintas, ya que esta actividad hace que el hemisferio izquierdo de tu cerebro se esfuerce y mejore sus capacidades. Eso significa que si te aficionas a la pintura aumentarás tu razonamiento lógico y tu concentración, entre otras cosas.

3. Mantiene o mejora tu salud mental

Cuando pintas te concentras al máximo, y eso significa dejar fuera otros pensamientos negativos y preocupaciones que te persiguen durante el resto del tiempo. Centrarte en un lienzo en blanco hará que todas esas ideas se queden a un lado, favoreciendo un mejor estado de ánimo y, sobre todo, unas ganas locas de volver a pintar pronto. ¡Y es que los pinceles enganchan! Por eso las terapias psicológicas con actividades artísticas son cada vez más comunes, especialmente en niños, pero también en adultos, ya que pintar reduce la depresión y la ansiedad.

4. Beneficios en tu motricidad

¿Sabías que pintar mejora progresivamente la motricidad fina? Es decir, que cada vez que cojas un pincel, lápiz o pintura estarás haciéndolo con más destreza que la anterior. En el caso de los niños, pintar es de especial importancia para el desarrollo de este tipo de motricidad, y en los adultos, ayuda a mantenerla.

5. Es divertido y placentero

No hay mayor placer que pasar tiempo haciendo algo que nos gusta. Lejos de ser algo hedonista, este aspecto es vital para mantenernos felices y relajados, aumentando así tanto nuestra esperanza de vida como la calidad de la misma. Por eso, dejarse llevar por las formas y los colores es bueno para tu salud, ya que te pone contenta, estimula tus ideas y, en definitiva, pone a punto tu serotonina, la hormona de la felicidad.


¿Te hemos convencido ya para que te pongas manos a la obra con tu cuadro? ¡Tu salud te lo agradecerá!